Skip to content

Tercera Migración

julio 28, 2014

En está ocasión le pedí a un amigo Venezolano que escribiese unas letras sobre su experiencia como emigrante en España y como a pesar de las dificultades que esto entraña ha ido superando los obstáculos que se le han presentado a lo largo de estos más de 13 años. Cada día son más los relatos de amigos y conocidos que comentan cómo ha sido su experiencia en está situación tan nueva para los Venezolanos, pero aún son más las personas que expresan su deseo de emprender tal aventura pero que tienen un miedo grande a dar el paso definitivo, por lo que me pareció una buena forma de aclarar ciertas dudas el exponer experiencias de amigos que cuentan lo bueno pero sobre todo lo difícil de estar fuera de la zona de confort. En está ocasión presentó el segundo relato de un amigo que emigro, espero sea de ayuda.

La Tercera Migración.

Hace pocos días se cumplió otro aniversario de la fundación de Santiago de León de Caracas, ciudad donde nací y crecí y sede de mis recuerdos de juventud, cuando salir a sus calles no era inseguro y se respiraba un aire de tranquilidad y cordialidad que hoy se extraña en medio del turbio y caótico ambiente que la envuelve.

En el año 2001, y por los motivos que casi todos se supondrán, decido irme de Venezuela a iniciar una nueva vida en España. Enumerar las causas que me llevaron a dejar familia, amigos, rutinas, lugares y a mis queridos Leones me obligarían a escribir tantos folios que me tacharían de anti ecologista, por tanto y cómo es conocida y sufrida la situación de aquel entonces prefiero centrarme en lo ocurrido una vez encuentro la salida a la crisis de Venezuela … Maiquetía ¡¡¡

Llego a Madrid en Noviembre de 2001, a -5 ºC, con un par de maletas de ropa (y solo un par de abrigos de esos que no faltaban en los paseos por la Colonia Tovar) para enseguida darme cuenta de diferencias que, aunque obvias, influyen en tus rutinas diarias y hasta en la simple decisión de por cual calle  caminar en función de la cercanía o no de una estación de metro para refugiarte del invierno europeo, aunque si bien, muchas cosas se antojaban difíciles, por otra parte el sistema y el estado de bienestar que España brinda a sus ciudadanos dista mucho de todo lo que se nos pueda aleccionar en Venezuela antes de cruzar el charco.

Su sistema de salud, para sólo poner un ejemplo, no sólo cubre la sanidad social para los Españoles sino que además atrae a ciudadanos del norte de Europa a diagnosticarse y tratarse en España con la calidad que merece un ser humano y sin la escasez de insumos a la que nos habían acostumbrado los hospitales públicos Venezolanos.

Además de esto, en aquellos días el mercado laboral ocupaba a casi el 90% de la población activa, así como a muchos inmigrantes sin permisos de residencia que no se incluían en la estadística, con lo cual, la prosperidad, las inversiones y el consumo hacían de la economía Española su seña de identidad y actuaba como reclamo a muchos mas inmigrantes que en busca de mejores condiciones de vida emprendían su aventura hacia la Madre Patria. Sin embargo, la experiencia de emigrar no siempre es fácil y muchas personas al final no conseguirían sus sueños pero podían replantearse otros e iniciarlos para salir adelante en medio de una bonanza que alcanzaba para todos.

Tal era la necesidad de personal y talento en el mundo laboral español que, exagerando el tema, si se caía un currículum por la calle era posible que te llamaran para una entrevista. Tuve la suerte de llegar en la España del siglo XX y aún cuando mi permiso de trabajo no estaba aprobado, tuve la oportunidad de trabajar en dos estudios de arquitectura y comparar la experiencia profesional de intentar construir en Venezuela y las facilidades y beneficios de hacerlo aquí en Europa, ya no sólo por los avances tecnológicos sino también por la responsabilidad y seriedad en el cumplimiento de acuerdos y plazos así como en la calidad de materiales y acabados que aquí, buscan dar a los propietarios de las viviendas una mejor calidad de vida. Fueron años de bonanza y prosperidad que llevaron a España a una situación privilegiada a nivel mundial y a sus ciudadanos a un nivel de tranquilidad económica al que no estaban acostumbrados.

Es entonces cuando recibo la oportunidad laboral que esperaba. Desde Madrid, una empresa especializada en la construcción de naves y parques industriales, me envía a Barcelona como responsable de su nueva delegación en Cataluña con la intención de expandir su mercado. Debo reconocer que en principio las cosas marcharon bastante bien hasta que a comienzos del año 2008 los primeros indicios de crisis comienzan a afectar la confianza de los bancos para financiar tanto a empresas constructoras en sus líneas de  crédito como a particulares negandoles créditos hipotecarios significando esto un lastre que paralizó casi al 90% el sector de la construcción en España y elevando los niveles de desempleo en los últimos 6 años a porcentajes desconocidos y alarmantes.

Quisiera decir que la empresa en que trabajaba en aquel entonces pudo aguantar la embestida de aquella palabra que yo creía olvidada en Maiquetía (fulana crisis) pero no fué así. En Enero de 2010 sucumbimos ante la caída de grandes promotoras de las que nos servíamos como contratistas y todos los Profesionales y Técnicos que en ella laborábamos pasamos a engrosar las listas del famoso “paro”. Luego de 9 años prósperos en España conocía el estatus de estar desempleado y cobrar una ayuda de 980 euros al mes mientras buscaba emplearme en el cada vez mas deprimido mercado laboral Español. Así pasé dos años, viviendo de la Seguridad Social Española sin conseguir ninguna oportunidad, lo que lógicamente me llevó a tomar la decisión de regresar a Venezuela en Agosto de 2011.

Fueron momentos difíciles, como seguramente habrán vivido muchos compatriotas por estas tierra. Un manto de impotencia, desesperación y tristeza me invadían aún cuando estaba cerca de volver a ver a familiares y amigos que hace mucho no visitaba y de vivir nuevamente la emoción de ver a mis Leones dando palo en el Estadio Universitario. Sólo en el momento de aproximación del avión a Maiquetía me dí cuenta que me había equivocado y que este “break” sería mas corto de lo que imaginaba. El estado de caos en el cual encontré el País no merece que le dedique una línea mas de este escrito al punto que en menos de diez meses volvía a emigrar a España, en ese entonces (Mayo 2012) con perspectivas de una pronta recuperación económica. Si bien es cierto que el panorama Español lucía mas optimista, aún le faltaba un trecho por recorrer para llegar al momento de superar totalmente la crisis económica que todavía castiga, aunque con menos fuerza, a la clase media Española.

Mi segunda migración es destino a Barcelona para buscar apoyo entre mis ex compañeros de trabajo y otros amigos que habían logrado superar los peores momentos de la crisis y es cuando encuentro que el proceso independentista en el que se ve envuelto la Provincia de Cataluña comienza a afectar SERIAMENTE a todos quienes buscan un empleo pero que no comulgan con la separación de una parte del territorio Español. Ahora veo con preocupación similitudes en la discriminación por pensamiento político con la segregación brutal que se vive en Venezuela en términos de ser chavista o no chavista con el único matiz que aquí, de momento, la vida del ciudadano no se ve amenazada. Sin embargo, aunque no soy “independentista”, con la ayuda de un par de amigos he encontrado un empleo que, aunque no está muy bien remunerado ni brinda la estabilidad a la que estaba acostumbrado, me permite llevar la situación y no volver a pensar en la traumática posibilidad de volver a Venezuela. Aquí tengo Seguridad Social, personal, económica que son la gran ventaja de estar en España porque cualquier ruptura o separación de la Provincia Catalana sólo traería inestabilidad, más crisis y una mayor discriminación hacia los que no “parlamos català”, un clima muy parecido al que creí haber dejado atrás, también en Maiquetía.

Ante este panorama me planteo la posibilidad de mi tercera migración a “España” dejando atrás el resentimiento Catalán hacia la Madre Patria y disfrutar de la alegre y divertida vida Madrileña, con un panorama laboral más optimista y alejado de aquellos que por la vía de la fuerza intentan imponer sus ideas por encima de la razón y el bien común.

A la tercera va la vencida.

E.S.

Como se refleja en la experiencia de mi amigo las cosas no son tan fáciles como la pintan, una de las cosas que siempre digo a quienes me comentan que tienen planes de migrar es que estén consciente que la decisión es complicada y mantenerse en un país, sociedad, cultura y en ocasiones idioma diferente son muy difíciles, se requiere mucha fuerza interior para no caer en una depresión que sólo estropearía los planes finales. No es sencillo, para nada, pero algo que todos los Venezolanos que logramos mantenernos fuertes ante las dificultades, aprender de los momentos complicados y superar así los baches, es que la experiencia vale la pena, porque lo que se puede ganar con respecto a vivir en la actual Venezuela no tiene comparación alguna.

Eso sí, se debe pensar muy bien a donde ir y porque, por ejemplo, afinidad con el país, idioma, documentos legales, familiares, amigos, facilidad de encontrar empleo según la profesión/oficio que desempeñamos entre otras razones menos convencionales pero igual de importantes como el clima, estaciones, etc.

Si eres de los que no desean salir, buena decisión y suerte en tu sobre vivencia en Venezuela, si por el contrario eres de los que deseas emigrar, toma consejo de quienes ya han salido pero también ten en cuenta que cada persona tiene sus propias experiencias así que no te cierres puertas porque algún conocido no le haya ido bien en un país o ciudad determinada.

Suerte, si desean alguna información sobre mi experiencia no dudes en preguntarme que gustosamente te diré como me ha ido a mi.

Anuncios

From → Sociedad

6 comentarios
  1. Tomar la decisión de dejar todo y comenzar una nueva vida en otro país no debe ser fácil; pero cada día que pasa somos más los venezolanos que no vemos otra salida si deseamos un futuro mejor, o simplemente un futuro.

    • Es quizás una de las decisiones personales más complicada que tomar y a los Venezolanos nos están obligando si o si, porque es salir o morir y para desgracia el gobierno pretende poner las cosas cada día más complicada.

  2. Leudith permalink

    Es una realidad que sólo la sabemos quienes hemos emigrado a otro país. Ojalá este testimonio sirva al resto de los venezolanos quienes aún dudan en partir de Venezuela.

    • Hola Leu, que bueno verte por este humilde espacio de mi mundo. Tal como dices, solo los que hemos emigrado sabemos lo complicado que es la experiencia pero también sabemos todo lo que cambiamos y el porque lo hicimos, y tal como expresa mi amigo en su relato hay tanta diferencia entre ambos países que claramente vale la pena l esfuerzo y sacrificio.

  3. Ruben permalink

    Es interesante el enfoque del escrito, porque generalmente es fácil caer en la trampa de “pegarse” a enumerar y categorizar todas las razones negativas de vivir en Venezuela a manera de justificar la decisión de migrar a España, Para esta persona queda claro que lo más importante en su vida desde hace unos años es concentrarse en lograr la tan ansiada “estabilidad laboral” en España, que obviamente no es fácl… Que bueno que por lo menos pudo vivir parte de los años de bonanza antes de la crisis del 2008…

    • Ruben que bueno verte por este rincón de mi mundo virtual. Ante todo la línea del escrito fue con total libertad escogencia del autor, solo le pedí que hablase de su experiencia.
      Aunque es cierto que pudo fácilmente tomar otra vía y criticar más la vida en Venezuela, y como era su opinión hubiese sido correcta su forma de expresarlo tomo como pedía la vía de expresar su experiencia, que cabe decir no ha sido fácil, por momentos ha tenido que recomenzar, parar y reconsiderar sus objetivos, pero siempre sabiendo que su decisión de vivir en España es para la él la correcta.
      Mi amigo es un claro ejemplo que por difícil que sea el camino de emigrar si lo haces con conciencia entonces harás todo lo necesario para lograrlo. Esperó que ayude a otros a ver que si se puede y que lo que se obtiene claramente vale la pena en comparación con lo que se ha convertido nuestro país.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

lo feo de Caracas

Una mirada al lado oscuro de Caracas

Yo Soy Venezolano

El mundo bajo una perspectiva particular.

El blog de Juan Pedro Cabrera

El mundo bajo una perspectiva particular.

karinaph

Abogada, Especialista en Derecho y Política Internacional.

Kellymarielph

Licenciada en Farmacia con Master en Marketing para Empresas con experiencia en productos de venta con receta, de venta libre, dermocosméticos, nutricosméticos, parafarmacia, fitoterapia y droguería.

G U A R I C H E S

El mundo bajo una perspectiva particular.

Social BlaBla

El Portal lider de Social Media en español

Bloguismo

Consejos para blogs y redes sociales

Entre Métricas

Marketing Digital, Analítica Web y RRHH

Social Media Strategies

El mundo bajo una perspectiva particular.

Haciéndome el sueco

El mundo bajo una perspectiva particular.

Formacion - Carmelo

El mundo bajo una perspectiva particular.

Mónica Pérez de las Heras

El mundo bajo una perspectiva particular.

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

A %d blogueros les gusta esto: