Skip to content

Las vacaciones emotivas de una Venezolana

octubre 7, 2014

A principios del mes de Septiembre del 2014 llegó a Madrid desde Caracas una buena amiga, solo vino por un mes de vacaciones, consiguió pasaje de un día para otro literalmente, lo que le impidió solicitar el regalo bolivariano… ese cupo Cadivi tan necesario pero esquivo que el gobierno hace creer que es una dádiva de la renta petrolera, y no el derecho de un Venezolano de usar SU dinero a su antojo en el extranjero.

Cuando me notificó su plan de viaje me ofrecí a buscarla en el aeropuerto, hacia dos años que nos vimos en el mismo lugar, una vez llegado el día verifique por Internet si el vuelo venia con retraso, algo tan normal en estos días para cualquier vuelo con salida de nuestra tierra, pero observe extrañado que venia puntual, una vez en el terminal de pasajeros del aeropuerto de Barajas veía con cierta incredulidad por los monitores como se informaba que llegarían a la hora estipulada, era tan extraño que los o que estábamos esperando lo comentábamos como una hazaña tan rara en los últimos tiempos, sobre todo desde que se generó todo el conflicto con las aerolíneas que tienen prácticamente aislado a los Venezolanos.

Una vez que salio por las puertas de inmigración, ví una cara que me dejo un sabor agridulce, entre la alegría de ver una cara conocida y la extrañeza de una mirada apagada, muy lejos de esos ojos alegres que disfrutaban de la vida al ritmo que le provocaba sin dejar que los percances le limitasen, ya había recibido síntomas de esa caída cuando en una llamada me comento que en persona hablaríamos porque las lineas telefónicas estaban pinchadas.

Hace un tiempo, los Venezolanos cuando llegaban a un país de vacaciones invertían su tiempo en ir a tiendas de marca, museos y restaurantes, disfrutando de los placeres de la ciudad visitada, desde la implementación del control de cambio y de los cupos Cadivi esa tendencia se ha visto modificada, donde los Venezolanos apenas se bajan del avión pasan por cajeros automáticos, tiendas de equipos electrónicos por lo económico al cambio en bolívares y supermercados en búsqueda de productos que no se consiguen por los problemas con las importaciones. Esta tendencia la he visto con los familiares y amigos que he recibido en Madrid hasta principios de año, los cuales una vez hecho la parada de cajero pertinente, solo pedían como parada obligatoria donde pudiesen comprar una portátil, un teléfono celular o por el contrario ese chocolate, aceite de oliva o jamón ibérico que no llega al país por la escasez de dólares.

Pero la mirada de mi amiga me dio la sensación que la cosa iba a ir más allá, por no poseer el cupo sabía que ni habría parada en el cajero ni en ese tipo de tiendas, pero algo no parecía normal. Una vez terminada la rutina de llegada y las preguntas típicas sobre el vuelo y eso, tomamos el metro para dirigirnos a casa de un amigo común, pero la primera petición de mi amiga fue algo extraña, quería tomarse una cerveza en cualquier bar de barrio de la ciudad, una vez sentados comentó con una honestidad desgarradora “como me hacía falta una caña bien fría, hace mucho que no disfruto de una cerveza con esta tranquilidad”.

Era el comienzo de una aventura anunciada, para quienes la conocemos y sabemos su estilo de vida alegre y dinámico, nos chocaba oír esas palabras, que no serían las únicas que demostrarían que la vida en Venezuela ha perdido tanto que para encontrar lo básico hay que salir al extranjero. Su segunda parada fue en un supermercado, nada extraño hasta que vimos la lista de compras, no había aceite de oliva, jamón ibérico, trufas, langosta, caviar, salmón ni nada extravagante, solo había desodorante, ibuprofeno, atamel, champú y cosas que deberían existir en cualquier país medianamente decente.

A cada relato, historia o anécdota me dí cuenta de dos cosas, la primera, que mi país no es ni la sombra triste del país que deje hace casi 4 años, y en segundo lugar, lo que hoy busca el Venezolano ya no son objetos baratos sino productos de uso diario, que no se encuentran con facilidad o que dejaron de ser producidos por las malas políticas de unos irresponsables.

De disfrutar de la vida, el Venezolano paso a intentar seguir respirando al final del día, la rutina se lo ha comido, lo absorbió en una lucha de lo absurdo… lo peor era ver la cara de mi amiga cuando intentaba disfrutar de cualquier cosa normal de la vida, como por ejemplo la mayonesa con la que se comía sus patatas fritas en una cadena de hamburguesas reconocida, y saber que en unos días no tendrá la misma posibilidad, sin importar el cargo en su trabajo ni su salario, eso ya no garantiza absolutamente nada en el país de los horrores políticos.

Todo era un contraste entre el disfrute y la amarga vuelta a la realidad, la alegría no es completa, siempre en la cabeza lo que se perdío, lo que se dejo de tener… Mi país se ha convertido en un cementerio de esperanzas, donde la ilusión esta perdida y no se encuentra, donde la desesperanza y el sin sabor de que las cosas no caminan como deberían y no se ve en el horizonte el cambio que merece el país. Tener que estar pendiente de desodorante, harina, champú y afines en vez de disfrutar de las vacaciones es la última plaga que le toca vivir al Venezolano, en antaño las maletas se sacaban medio vacías para tener espacio y peso para traerlas full de las compras, hoy esas compras son productos de primera necesidad… NO HAY DERECHO DE TENER ESA MALA VIDA EN NUESTRO PAÍS

Anuncios

From → Sociedad

9 comentarios
  1. Terrible… pues no se si sabes pero en en Abril pasaron una ley donde queda prohibido enviar articulos de la cesta basica, medicamentos, y articulos de higiene personal por correo. Dime tu si eso no es crueldad. #SOSVenezuela

    • Hola Toni.

      Gracias por la visita y el comentario.

      Me enteré hace poco cuando me lo contó un familiar que vive en Maturin, es algo inhumano, el gobierno de Venezuela no hay una sola medida que tome que valga la pena.

  2. mariaje permalink

    cada vez que leo algo de esto me da tristeza….. pero a la vez mucha mucha rabia…..porque?…..pues…. no me entra en la cabeza que todos los venezolanos lo están pasando fatal pero tampoco pasa nada …y cuando pasa algo al final todo se diluye como el agua y la sal….es impotencia……lo que siento….que duro es vivir en venezuela….

  3. Gracias por compartir tu anécdota. Tengo semanas leyendo tu blog y hoy di con este artículo. También escribí en mi blog una entrada donde narra una mirada inversa: la del turista que viene a Venezuela. Te invito a leerlo y comentar. Saludos, felicidades por este blog.

    • Hola.

      Gracias por la visita y por tu comentario. Espero sigas encontrando lectura de tu agrado en el blog.

      Veré el post tuyo que me comentas y gustosamente dejaré mi impresión.

  4. Carolina permalink

    Hola, como siempre muy buen articulo. Sabes yo vivi lo mismo con una prima con quien creci y que vino hace dos años a Portugal. Era increible verla en un supermercado como el Alcampo, iba por los pasillos viendo los productos, y en cada´passillo por donde pasabamos no paraba de decir “esto ya no se consigue, esto también no” y asi sucesivamente. Lo mas triste fue cuando llego al pasillo de los cereales de desayuno y queria llevarse dos cajas de cereal de chocolate porque era ese en especial que sus hijas tanto adoraban y que ya no comian hace un año, como es posible!!!. Estoy contigo cuando dices que lo que añoramos ensla Caracas donde crecimos, pero no la que dejamos. Podrá parecer exagerado, pero cuando el avión donde me vine para no volver despegó y dejo de tocar el suelo de la pista, fue como un alivio y dije “por fin deje el pais”. Que bueno que encontre tu blog porque este tipo de sentimientos e impresiones es dificil desahorgarlos con cualquier persona que no lo haya vivido. Aqui en Portugal deje de contar estas historias porque la gente es muy ignorante y piensan que lo que digo es inventado o que les estoy contando el guión de una pelicula, o peor aun me dicen que Portugal también esta jodido y que las cosas no funcionan, se quejan de boca llena. Con la gente de Venezuela con quien hablo al telefono o vienen a visitarme opté por no decir mucho lo que pienso de la situación porque aveces siento que ya estan tan agotados psicologicamente por vivir en ese pais, que no hace falta que en una visita o llamada telefonica yo se los recuerde. Estoy tristisima por saber que ni siquiera se le pueden enviar articulos de primera necesidad por correo. Es una autentica Cuba de hace 40 años y lo peor es que hay ciertos Venezolanos que parece que aun no se dan cuenta de ello, por eso nada cambia. Un saludo

    • Hola Carolina.

      Me alegra verte nuevamente por acá.

      Ciertamente, el país ha sido destrozado y los Venezolanos acostumbrados a vivir unas miserias impensables. Yo también me sentí como tu cuando el avión despego.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

lo feo de Caracas

Una mirada al lado oscuro de Caracas

Yo Soy Venezolano

El mundo bajo una perspectiva particular.

El blog de Juan Pedro Cabrera

El mundo bajo una perspectiva particular.

karinaph

Abogada, Especialista en Derecho y Política Internacional.

Kellymarielph

Licenciada en Farmacia con Master en Marketing para Empresas con experiencia en productos de venta con receta, de venta libre, dermocosméticos, nutricosméticos, parafarmacia, fitoterapia y droguería.

G U A R I C H E S

El mundo bajo una perspectiva particular.

Social BlaBla

El Portal lider de Social Media en español

Bloguismo

Consejos para blogs y redes sociales

Entre Métricas

Marketing Digital, Analítica Web y RRHH

Social Media Strategies

El mundo bajo una perspectiva particular.

Haciéndome el sueco

El mundo bajo una perspectiva particular.

Formacion - Carmelo

El mundo bajo una perspectiva particular.

Mónica Pérez de las Heras

El mundo bajo una perspectiva particular.

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

A %d blogueros les gusta esto: