Skip to content

Estudiante Venezolano SIN Cadivi

diciembre 19, 2014

Erase una vez, un lejano febrero de 1996 (sí, hablo del milenio pasado), cuándo tuve la oportunidad de conocer a una persona, un joven, un Venezolano a quien una vez avanzando en el viaje de la vida considero MI AMIGO, Pedro Villarroel, había transcurrido tiempo desde la última vez que nos vimos, cada uno en su mundo, en su rutina, desconectados un poco, pero gracias a las Redes Sociales y en está oportunidad a su buen uso nos dimos cuenta que nos encontrábamos en la misma ciudad, como en antaño, aunque ahora en un país diferente. Era emocionante volver a tener contacto con él, no solo por el tiempo que tenemos conociéndonos, sino, que es un amigo con quien viví una Venezuela diferente, esa de la adolescencia pre-revolución donde las cosas valían la pena, donde los detalles eran más importantes a las ideologías políticas, donde nuestras grandes diferencias como nación eran el equipo de béisbol al que apoyábamos. Conociendo su situación como estudiante en España, le pedí que escribiese unas letras exponiendo su experiencia migratoria, que a continuación tenemos:

Eso si no te lo perdono

La verdad es que ni se cómo comenzar el escrito y por eso comienzo con esta duda cliché. Mi hermano El Canario del Mundo (a quien toda la vida le he llamado de forma diferente, pero no lo diré acá para no alterar su imagen, jeje!) me preguntó si me gustaría colaborar con su blog con un pequeño escrito que hablara sobre mi experiencia en estas latitudes…y no me pude negar, siempre es bueno tomarse unos minutos de autoevaluación y reflexionar, además que escribir en este espacio es un ápice de colaboración si lo comparo con la mano que este gran amigo de la niñez me ha dado acá y por lo cual estoy profundamente agradecido.

Para resumir mi experiencia acá debo empezar desde más atrás, mucho antes de llegar a España nuevamente (esta vez no por diversión ni por temas profesionales). En mi Venezuela, cada vez más me vi rodeado de casos de violencia, de asaltos, de secuestros, robos a mano armada, muertes…cada vez más frecuentemente y cada vez más cercanos a mí, porque sí, esa inseguridad en la que estaba inmerso no es algo que vi en televisión, no es algo que los medios de comunicación sembraron en mí, es algo tan vívido como darle el pésame a un amigo, como mandar a colocar el vidrio que te rompieron para robar lo que estaba adentro del automóvil, o simplemente tan real como el tener que decir las frases conformistas (reales pero horriblemente conformistas) a la que nos hemos acostumbrado tristemente todos los venezolanos… “pero por lo menos estás vivo”, “gracias a dios se llevaron el carro (coche) y no te hicieron más nada”, y cuando digo carro, en realidad se puede intercambiar por cualquier bien… moto, bicicleta, móvil, cartera, billetera o lo que sea, da igual, en Venezuela lamentablemente la vida no vale nada. Así que en ese momento, pensamos (mi esposa y yo) que no queríamos un futuro así, no para nosotros y no para nuestros hijos (en un futuro si las vida nos da la dicha), y empezamos un camino de búsqueda de otros espacios y oportunidades fuera de nuestras fronteras, y empezamos a desarrollar un plan, que en algún momento nos llevó a platearnos la posibilidad de estudiar y prepararnos mejor, y es como de repente la península ibérica aparece como posibilidad, como un escalón intermedio para alcanzar nuestro objetivo. Nunca pensamos en quedarnos acá.

Como venezolanos teníamos la oportunidad de estudiar y pagar buenos estudios en el exterior, a una tasa preferencial, ficticia, pero establecida para beneficiar a los estudiantes, bueno, eso en teoría, en el papel, pues la verdad es que ni es para todos, ni todos los que se benefician de ésta son estudiantes, hay mucho estafador que no quiere estudiar nada, hay otros que solo quieren salir del país (no los juzgo) y hay otros enchufados (gran mayoría) que simplemente lo usan como negocio, una manera de desangrar más al país, y aunque a estos sí los juzgo y sí los desapruebo, son una simple consecuencia de la corrupción generalizada en los entes del Estado, si el presidente roba, si roban los ministros, los diputados, los alcaldes, etc., etc….pues roban todos los demás, todo aquel que puede estar con un conocido adentro, todo aquel que puede jalar bolas vestido de rojo en el lugar adecuado para poder ganar favores, todo aquel que se acerca a quienes hacen las reglas del juego, quienes por supuesto, hacen también la trampa.

Legué aquí a España con mi ilusión de estudiar, de llevar una vida de estudio, pero con la tranquilidad de usar los bolívares que ahorré durante mucho tiempo en mi país, y lo cierto es que aun hoy en día no sé qué significa tener la aprobación del todopoderoso gobierno para que yo pueda usar mi dinero cómoda y legalmente, en su lugar tuve que ganarme la vida trabajando a diestra y siniestra (trabajé de noche como RRPP y como portero, incursioné en el mundo de las redes sociales, entregué folletos, vendí panes en la universidad, di clases de inglés…..en ocasiones todo en una misma semana), tuve que vivir de muy muy poco, cambiar mis hábitos de alimentación y mi forma de vivir, comprar euros en el mercado paralelo (lo cual hacía que algo como una docena de huevos me costara el equivalente a 15 euros, en promedio) y reinventarme cada día, con fuerza positiva, sin desmayar, siempre resolviendo, siempre hacia adelante.

La experiencia ha sido super dura, ha sido una lucha mental y física constante, un perenne quebrar de sentimientos, de ponerle “tiritas” al corazón tras cada herida, pero esa misma experiencia me ha enseñado mucho sobre la vida del inmigrante, mucho sobre mí mismo, me ha enseñado sobre humildad, perseverancia, constancia y amor; me ha permitido conocer gente maravillosa que se ha cruzado en mi camino (o yo en el de ellos) y así mismo reconocer a algunos que ya estaban en mis afectos y que en la distancia se fortalecieron. Así que entre tanto caos y trabajo, hoy me siento agradecido, agradecido con mi excelsa y gran esposa, demasiada grandeza envuelta en sus 1,60 cm de estatura y sus 50kg de belleza concentrada, agradecido con mi madre y sus mil bendiciones diarias (eso sí que es mandar buena energía), con mi hermosa familia, con mis amigos de siempre, y los de ahora, con mis profesores y compañeros, y con todos aquellos que han influido positivamente en esta experiencia. En fin, estoy agradecido con la vida.

Quisiera darle las gracias al gobierno de mi país por hacerme pasar por este proceso de autodescubrimiento, pero la verdad es que aun siento que no era necesario, que ya tenía suficientes cosas en contra, y sobretodo porque no les perdono todo lo que han hecho para poner a Venezuela en el lugar está y en el estado en el que se encuentra actualmente, porque aunque es una lástima que yo me haya visto perjudicado por su ineficiencia, y aunque hayan dañado los planes de muchos estudiantes y familias, no se compara con la semejante mierda que le han echado al país.

Por ahora ya voy culminando, un poco con la idea de que faltaron detalles de la experiencia y anécdotas (había que resumir), y además con la idea de haber sido medio desordenado en el cuento, pero bueno, la verdad es que escribí lo que me venía a la mente y ya. Sin embargo, no quisiera despedirme sin antes enviar algunos mensajes…

A los venezolanos que estén por salir del país, respeto su decisión (particularmente la comparto), pero deben saber que es difícil, que no hay nada como sentirse en su terreno y cuando lleguen a donde lleguen, será todo menos su terreno, así que el trabajo que les viene es arduo, pero no imposible; solo recuerden el objetivo, plantéense a diario la lucha y sean muy humildes, muchos de los fracasos que conozco ocurren por idealizar el nuevo entorno y las nuevas vivencias, y por creer que son lo máximo y que no deben cambiar. Cuidado. La palabra clave es adaptación.

A los venezolanos que decidieron quedarse, pues, igualmente respeto su decisión y les pido igual respeto por aquellos que deciden partir; algunos piensan que irse es la opción más cómoda, pero les puedo asegurar que de cómoda no tiene nada, y mucho menos de cobarde. Les pido a dios por  su salud y su vida, que dios los guarde siempre, y pues decirles que disfruten con cuidado y medida de las maravillas que dios juntó en nuestro país y que tanto nos hacen extrañar. Buena energía y fuerzas para ustedes.

Y a los españoles que pudiesen leer estas tres ideas sin estructura clara, pues deciros que tengan cuidado con lo que les cuentan, que en ocasiones lo que brilla no es oro, y en otras el oro ni siquiera está destellando. Que los políticos son todos de la misma calaña, y especialmente algunos, saben que quieres escuchar, y te lo dicen sólo para llegar al poder, te lo dcien enérgicamente y con pasión, para como dicen acá “venderte la moto”. Tengan cuidado, averigüen bien las opciones, lo que respalda las ideologías y planes de gobierno, e investiguen sobre experiencias ajenas, positivas como las podemos encontrar en Ecuador con su nuevo modelo y tendencia ideológica, o tan fatídicos como lo es el caso de mi país.

Me despido por ahora, tal vez vuelva a escribir por acá, no lo sé, ya el gran Canario les dirá, para mi será un placer conectar con ustedes nuevamente. Así que por ahora solo me resta darles las gracias por su tiempo y desearles una Feliz Navidad y un próspero 2015.

Bendiciones para todos!

Ante todo Pedro, agradezco que plasmes las circunstancias que han rodeado tu experiencia, porque no ha sido sencillo estar sin la posibilidad de adquirir las divisas preferenciales, también porque has estado alejado de tu esposa por un gran período de tiempo, pero sobre todo, porque con este relato demuestras que por complicado que sea una situación siempre es posible superarla con buena cara y buena vibra. Para todos aquellos que leen este relato, el emigrar es duro, se ha escrito mucho sobre el tema en este blog, pero los invito a que lean un post en particular denominado El Emigrante y su viaje interior, siempre que se quiera y se haga con las ideas claras se puede superar los inconvenientes.

Muchas gracias Pedro Villarroel por tomarte el tiempo de escribir estas letras para que otros tengan lo oportunidad de reflexionar con tu experiencia.

Anuncios

From → Política

One Comment

Trackbacks & Pingbacks

  1. ¿Fuga o Robo de Cerebros? | Canario del Mundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

lo feo de Caracas

Una mirada al lado oscuro de Caracas

Yo Soy Venezolano

El mundo bajo una perspectiva particular.

El blog de Juan Pedro Cabrera

El mundo bajo una perspectiva particular.

karinaph

Abogada, Especialista en Derecho y Política Internacional.

Kellymarielph

Profesional de marketing con amplia experiencia en ventas y en la formación de la red de ventas en la industria farmacéutica.

G U A R I C H E S

El mundo bajo una perspectiva particular.

Social BlaBla

El Portal lider de Social Media en español

Bloguismo

Consejos para blogs y redes sociales

Entre Métricas

Marketing Digital, Analítica Web y RRHH

Social Media Strategies

El mundo bajo una perspectiva particular.

Haciéndome el sueco

El mundo bajo una perspectiva particular.

Formacion - Carmelo

El mundo bajo una perspectiva particular.

Mónica Pérez de las Heras

El mundo bajo una perspectiva particular.

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

A %d blogueros les gusta esto: