Skip to content

¿Por qué algunos emigrantes Venezolanos fracasan? (parte III)

enero 31, 2017

Conversaba con un amigo que se encuentra en Venezuela, acerca del caso de una conocida de él, que vive en Europa con un negocio de franquicia de comida, ella le decía que a pesar de que el negocio va bien cree que se va a regresar a Venezuela, dentro de la extrañeza de mi amigo, le preguntó el por qué de esa decisión, a lo que las respuestas de su conocida fueron todas criticando o menospreciando las cosas que sabemos Europa puede ofrecer pero en ningún caso quejas reales de mala situación, trato o por ejemplo, miedo al terrorismo, algo tan de moda y tan valido en la actualidad. Este comportamiento no es aislado ni solo le ocurre a la conocida de mi amigo, en la actualidad comienza a ser recurrente encontrarse algunos Emigrantes Venezolanos que no logran adaptarse al país destino,  a pesar de la buenas experiencias obtenidas, la mejora evidente en la calidad de vida, las posesiones, vivencias o porque no decirlo, por las carencias o sacrificios que se deben realizar al emigrar, pero que comparten unas características particulares.

Foto tomada de: http://www.2001.com.ve

Foto tomada de: http://www.2001.com.ve

Considero que se está generando entonces una vía por la que las experiencias migratorias de los Venezolanos están fracasando, a diferencia de los escrito en el post: ¿Por qué algunos emigrantes Venezolanos fracasan?, donde el fracaso venía derivado de la estupidez humana, mala cabeza, egoísmo o viveza criolla, o lo reflejado en el post: ¿Por qué algunos emigrantes Venezolanos fracasan? (parte II), donde las causas expuestas eran más bien debido a la falta de tiempo o poca preparación a la hora de emprender el viaje. En está oportunidad creo que el fracaso viene dado por un efecto que podría denominarse “síndrome de la Revolución Bolivariana“, que yo definiría como una evolución o variación del síndrome de Estocolmo, salvando las distancias y en mi humilde opinión, como un efecto  de los Venezolanos que salen de la Venezuela actual. Para explicar un poco este síndrome de la Revolución Bolivariana, explico primero el síndrome antes mencionado.

Según la página web http://www.tuotromedico.com/, página creada, editada y mantenida por un grupo de médicos de todas las especialidades de países de hablas hispana. (información tomada de: http://www.tuotromedico.com/temas/sindrome_de_estocolmo.htm)

El Síndrome de Estocolmo es un estado psicológico en el que la víctima de secuestro, o persona detenida contra su propia voluntad, desarrolla una relación de complicidad con su secuestrador. En ocasiones, los prisioneros pueden acabar ayudando a los captores a alcanzar sus fines o evadir a la policía.

Según la corriente psicoanalítica el síndrome de Estocolmo sería entonces una suerte de mecanismo de defensa inconsciente del secuestrado, que no puede responder la agresión de los secuestradores y que se defiende también de la posibilidad de sufrir un shock emocional. Así, se produce una identificación con el agresor, un vínculo en el sentido de que el secuestrado empieza a tener sentimientos de identificación, de simpatía, de agrado por su secuestrador.

Foto tomada de: http://desmesura.org

Foto tomada de: http://desmesura.org

Ahora bien, qué sería según yo este Síndrome de la Revolución Bolivariana:

Síndrome que genera en las personas que lo sufren un apego inconsciente con la realidad que viven, la rutina diaria así como con las carencias que se tienen en la actualidad y que van degenerando con el transcurso de los días, pero enmascarada con una decepción, frustración y desaliento de las mismas características pero ocultas en un odio o intento de culpar a otros por estas sensaciones, es decir, se culpa al gobierno bolivariano de todos los males y se busca solucionar los mismos en la mayoría de los casos con la migración, pero que muy en el fondo necesitan de ese caos o circustancias adversas para vivir, ya que han empatizado con su realidad. Ahí es donde radica la evolución, la víctima del secuestro (el Venezolano) no simpatiza con el secuestrador (el gobierno bolivariano) sino con la situación o situaciones vividas durante el secuestro (la vida diaria del Venezolano en Revolución).

Debido a este síndrome cada día son más (cierto que siguen siendo una pequeña minoría pero en aumento) los que en vez de disfrutar de las bondades de vivir en países con mejor calidad de vida que la actual en Venezuela, recurren al desprestigio de las sociedades destinos para justificar un retorno inminente, he oído o leído comentarios como: “todo es muy ordenado”, “no son amigables”, “hace mucho frío y/o calor”, “no tienen el Ávila”, “las playas no son iguales”, “me falta la arepa”, “los impuestos son muy altos”, “montar un negocio lleva mucho papeleo”, “no puedo vender tortas en la esquina”, etc, así hasta llegar a oír cosas como “en España no he encontrado buena carne de res en mis 4 años acá”, tratando de justificar con fallos de la sociedad destino la necesidad de caos y carencia, es buen momento para aclarar que todas las sociedades tienen fallos y si se usasen esos fallos no habría problema, el problema radica cuando se justifica la intención o se enmascara la necesidad del caos criticando lo bueno que es por lo que según salías del país en un principio. Estos son pocos ejemplos (pero los que recuerdo en el momento de escribir estas líneas), pero que más allá del comentario reflejan una tendencia similar a estar apegado a una situación o circunstancias que no mucho tiempo atrás utilizaron para justificar su salida del país.

Se que no soy médico, psicólogo, psiquiatra ni mucho menos pretendo ser sociólogo, pero he visto e identificado un patrón de conducta en algunos compatriotas que a pesar de estar bien en sus destinos, viven desdichados con una añoranza extrema a las circunstancias de las que salieron, lo que hace que no logren disfrutar de lo que a priori era lo que deseaban. Parece que también comparten entre los que sufren este síndrome otra característica, el haber salido en los 2 últimos años de Venezuela, donde la situación de precariedad se ha incrementado de forma exponencial, donde los que viven ahí esos cambios han tenido que acostumbrarse a sobrevivir en condiciones que yo no toleraría, siempre bajo la premisa que yo llevo más de 6 años fuera de Venezuela y no tuve que adaptarme a las cosas que digo desde fuera que no haría.

Estas carencias generan una sensación de desdicha muy grande que en la mayoría de los casos lleva a la depresión extrema, necesitando como solución el regresar al caos que conocían, pero sin darse cuenta que las cosas cambian en Venezuela a tal velocidad que al llegar encontrarán una realidad tan diferente que pueden no encontrarse a gusto, por lo que realmente hay que pensar muy bien el por qué queremos salir del país y si realmente es la decisión correcta.

El problema con el síndrome no es solo lo que describo, sino que con el afán de salir de lo que se cree que se quiere evitar se están cometiendo errores muy grandes como por ejemplo los cometidos por la desesperación con la que algunos Venezolanos están tomando la decisión de emigrar y la consecuente falta de planificación, tema ya expuesto en el post: El Venezolano Emigra por ¿Desespero o Planificación? ¿Moda o Convicción?, pero también con la falta de interés en adaptarse a las normas y reglas de la nueva sociedad lo que está generando que ya nos estén viendo con malos ojos. En Madrid al menos, todavía a nivel profesional se nos tiene en buena estima a los Venezolanos, pero en los social cada vez son más los casos que para alquilar un piso al saber que se es Venezolano son más los recaudos exigidos. Tiene un poco que ver con los pocos recursos con los que emigran actualmente los Venezolanos así como la poca planificación y falta de plan B.

Foto tomada de: http://elestimulo.com/

Foto tomada de: http://elestimulo.com/

El comportamiento de estos ciudadanos no es anormal ni fuera de lo que clinicamente se esperaría luego de someter a todo un país al clima de inestabilidad tan grande que genera el gobierno nacional así como el miedo e incertidumbre con lo que ocurrirá mañana, así el Venezolano ha tenido que adaptarse a situaciones que hace unos años no nos hubiésemos planteados o que al comienzo de la revolución considerábamos imposible. También hay que entender que la revolución bolivariana lleva ya en el poder más de 18 años, es decir que un joven de 25 años no conoce realmente otra forma de vida diferente que la revolución ya que al llegar está el tenía apenas 7 años, donde no había experimentado libertad, salir, compartir con amigos sin la supervisión directa de los padres, es más, sin exagerar diría que una persona menor a los 30 años en Venezuela conoció muy poco de la cuarta república y la forma de vida antes de Chavez, por lo que es normal que haya tenido que adaptarse a cosas que los que tenemos algo más de edad considerábamos impensable a comienzos del 2000.

Por eso quiero enfatizar que la idea de este escrito no es criticar directamente a quien se sienta identificado con el Síndrome de la Revoluvión Bolivariana, pero si de entender que existe una tendencia poco a poco mayor de un grupo de Venezolanos que tomaron la vía de la migración sin las consideraciones pertinentes y que esto está llevando a que se tomen una cantidad de decisiones erradas que culminan en un fracaso estrepitoso del emigrante y sus familias.

Si quieres emigrar, debes estar seguro cuales son los motivos reales de tu migración así como identificar si existe posibilidad de padecer síndrome antes de comenzar tu aventura, para luego realizar todos los demás pasos que he ido aconsejando en otros post donde decides el país, determinar el capital con el cual migrar y tus estrategias para que la experiencia sea solo lo complicado que de por sí es la travesía y no sufrir pendientes mayores a las necesarias.

Anuncios

From → Sociedad

8 comentarios
  1. Juan permalink

    Sin duda no es fácil tomar la decisión de emigrar, dejar todo atrás, comenzar de nuevo, adaptarse, etc, etc. Pero creo que casi ningún venezolano puede afirmar que emigra obligado (literalmente), así que cada uno debe ser responsable de sus decisiones y de las consecuencias que tienen en su vida.
    Es muy fácil echarle mierda al país al que eliges ir, pareciera que cualquier excusa es válida para justificar el malestar que tienes porque “esto no es como Venezuela”. Por supuesto que “esto no es como Venezuela”, porque no lo es. Te fuiste de Venezuela, coño! Entiéndelo y acéptalo. Y si no lo entiendes, ni lo aceptas, está la opción de devolverse y ya.

  2. mariage permalink

    Canario, hace tiempo que no aparecías….me extrañaba…..echaba de menos tus siempre sabias palabras.
    es lamentable, muy lamentable lo que pasa en Venezuela, y más lamentable que pase lo que comentas, si no se cambia el chip….. nunca te sentiras bien, por muy bueno que sea el pais donde llegues.
    Saludos….

  3. ¡Hay que joderse! Ahora atribuyes el fracaso del emigrante venezolano al “Síndrome de Estocolmo” (¿?) La verdad es que no dejas de sorprenderme, fenómeno. Te sugiero que leas un poco sobre lo que es el “duelo migratorio”, en lugar de seguir buscando razones para echarle mierda a los venezolanos. Ya no encuentras de qué palo ahorcarte.

    • Hola Franklin.

      Gracias por la visita y tu comentario.

      Sigo sin entender que haces perdiendo tu tiempo en una lectura tan mala, si no te gusta no la leas, nadie te obliga.

      Saludos.

      • Hola.
        Que tu lectura sea mala no lo he dicho yo, lo estás diciendo tú. Si entro aquí a dejar mis comentarios es porque me ha sorprendido la cantidad de barbaridades que dices, fundamentadas todas ellas, según he visto, en tus propias experiencias y en la errónea y simplona forma que tienes de ver el fenómeno de la inmigración. Cuando no se lo atribuyes a unas causas (“mamitis”, “hijitis”, moda, etc.) se lo atribuyes a otras de lo más absurdas y descabelladas, como en este caso haces con el denominado “Síndrome de Estocolmo”. Una patología psicológica muy concreta que se refiere a situaciones determinadas que nada tienen que ver con este asunto.
        También opino porque he visto la cantidad insólita de gente que te aplaude y alaba los disparates que dices, obviamente sin conocimiento de causa, como tú. Y no te sientas satisfecho de ello. El hecho de que una mayoría te aplauda no te da la razón. También millones aplaudieron a Hitler en su momento, o en nuestra Venezuela al descerebrado de Hugo Chávez y sus ridículas ideas, y ya se conocen las catástrofes humanitarias que provocaron sus formas aberradas de ver el mundo.
        Y por último, decirte que también opino porque a quienes confundes con tus torpes e ilógicos comentarios es a gente de mi país natal, y eso me duele. No te ataco a ti personalmente, sino a las insensateces que viertes en este blog en forma de opiniones. Espero que tú hagas lo mismo con lo que digo. Refútame con argumentos, si es que puedes.

  4. johana permalink

    Muy interesante este artículo. Si aunque usted no viva en Venezuela esta bastante bien informado.. La realidad es que las personas se han ido adaptando por el temor de que al responder en algo salgan perdiendo ya que nunca se sabe que decisiónes tomara el gobierno venezolano. Cada día es mas insostenible la situación, yo soy madre de dos hermosos niños menores de 4 anís y es bastante fuerte para conseguir las cosas mas básicas, te estoy hablando que desde leche y pañales, de hecho el bebé tiene mas e dos meses usando pañales de tela que le han irritado la piel, y eso por que no me he doblegado ante las colas horribles que se hacen para comprar sin hablar del bachaqueo que luego de que compran los ves en cualquier lado revendiendo los productos a un precio exorbitante. Mi esposo y yo estamos muy decididos a salir del país no solo por nuestros hijos sino porque como seres humanos merecemos una mejor calidad de vida, que nuestro esfuerzo al trabajar valga y que nadie te diga cuantos productos comprar e ir a un supermercado decentemente y con dignidad… Dios tenga misericordia de nuestro país el cual amo, espero que Dios haga algo con nuestros gobernantes y se arrepientan de todo el mal que han traído a esta nación. Que Dios te bediga!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

lo feo de Caracas

Una mirada al lado oscuro de Caracas

Yo Soy Venezolano

El mundo bajo una perspectiva particular.

El blog de Juan Pedro Cabrera

El mundo bajo una perspectiva particular.

karinaph

Abogada, Especialista en Derecho y Política Internacional.

Kellymarielph

Profesional de marketing con amplia experiencia en ventas y en la formación de la red de ventas en la industria farmacéutica.

G U A R I C H E S

El mundo bajo una perspectiva particular.

Social BlaBla

El Portal lider de Social Media en español

Bloguismo

Consejos para blogs y redes sociales

Entre Métricas

Marketing Digital, Analítica Web y RRHH

Social Media Strategies

El mundo bajo una perspectiva particular.

Haciéndome el sueco

El mundo bajo una perspectiva particular.

Formacion - Carmelo

El mundo bajo una perspectiva particular.

Mónica Pérez de las Heras

El mundo bajo una perspectiva particular.

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

A %d blogueros les gusta esto: